Los arquitectos Karl Fournier y Olivier Marty han trabajado durante más de diez años en varios proyectos en Europa y Marruecos, así como en partes más distantes de África y América.

El dúo creativo ha tratado de imponer un espíritu ecléctico, donde el estilo de cada proyecto es único, mientras desarrolla una narrativa donde el espacio, la luz y los materiales se convierten en sus palabras y su gramática. Cada proyecto les ha permitido experimentar y revelar un nuevo enfoque, desde espacios públicos hasta residencias privadas contemporáneas en escenarios naturales. Siempre buscan resaltar la singularidad de cada proyecto y la manera en que se llevará a cabo. Ya se trate de un hotel de Londres o un monolito de piedra abstracto encaramado en una colina, el contexto dicta su enfoque.

Las limitaciones de cada sitio proporcionan diferentes elementos en la ecuación creativa de la estructura, ya sea la arqueología, el entorno o la topografía. El espíritu de cada lugar sirve como base narrativa para crear una historia. Al conocer a un cliente visionario, esta misma poesía da forma al diseño de cada interior, ya sea público o privado.

Studio KO emplea materiales, como uno usaría palabras, para cambiar la manera en que se perciben estos materiales, y para reinventar un lenguaje arquitectónico. Una superficie brillante adquiere el brillo de un acabado mate. El multicolor de repente se vuelve monocromático. Los colores oscuros encuentran luz, el fuego dibuja sombras hermosas y la tela invierte inesperadamente su patrón. Estos efectos, hábilmente equilibrados por los maestros de su oficio, se deslizan entre el minimalismo sofisticado y el lujo discreto.

Estos dos extremos del espectro están vinculados por una relación pacífica con la historia.

Para Studio KO, la verdadera definición de la modernidad es ver nuestro pasado para cambiarlo, o mejor aún, para liberarnos por completo de él.

tagged in Studio Ko