Sitio: Collina di Palesio (Bologna, Italia)
Cliente: Francesca Pasquali


Tipología: renovación
Dimensión: 250 metros cuadrados


Consultores: – EN7 srl
– Ing. Massimiliano Marchesini


Estado: 2017 – finalizado
Fotos: Fabio Mantovani



Un granero de la década de 1960 se convirtió en un lugar de trabajo para el artista, un entorno experimental y narrativo donde la luz y las mesetas circundantes dan forma a la arquitectura.



Las necesidades del cliente se han traducido en gestos de diseño, en línea con la esencia del edificio, que no es de una calidad particularmente arquitectónica, pero interesante para los espacios que puede contener dentro.



La distribución planimétrica coloca en la planta baja todas las salas principales y las salas de descanso, para liberar completamente la primera planta y dedicarla a un gran espacio abierto con vistas al paisaje, aprovechando las alturas existentes para obtener un espacio luminoso y ventilado.



Otro elemento fundamental del proyecto es la simetría. La forma estructural de la planta baja está dada por una estructura de hormigón armado con dos filas de pilares que marcan el plan. De hecho, el proyecto comenzó desde los pilares para reorganizar las habitaciones y seguir las necesidades del cliente.



El plan se ha dividido así en tres partes: dos espacios más amplios caracterizados por un laboratorio y un estudio, y un tercero dedicado a servicios que se convierte en una zona de filtro entre los dos espacios principales.



Un tercer aspecto fundamental del proyecto es la relación con el paisaje, que se persigue a través de una mayor conexión visual.


De hecho, este aspecto se traduce en la transformación de las fachadas, con la creación de grandes aberturas para aumentar la relación interna-externa en el primer piso.