Arquitectos: Estudio Montevideo, Pablo Dellatorre
Ubicación: Banfield, Buenos Aires, Argentina
Arquitecto a cargo: Marco Ferrari, Gabriela Jagodnik, Ramiro Veiga


Área: 280 m2
Año Proyecto: 2016
Fotografías: Gonzalo Viramonte
Project manager – Design: Arq. Gabriela Jagodnik
Colaboradores: Antonella Faucher Scataglini, Ignacio Igarzabal
Branding: Clara Quinteros


El concepto nace a través de estudiar los inicios del barrio de Banfield, un barrio ferroviario fundado por Edward Banfield, de ahí sale el nombre y la idea de generar una pizzería inspirada en una estación de tren.
Se ingresa por un espacio de doble altura donde se puede ver la cartelera central con toda la propuesta gastronómica que remite a los carteles de estación que dice las partidas y llegadas.


También este espacio se encuentra estructurado por una biblioteca de doble altura que se hizo con vigas de un galpón recuperada, con decoración que responde a la misma idea.


Los materiales que se utilizaron tanto la pinotea como el hierro pintado de negra nos lleva al estilo Ingles de estaciones.


Cada sector del restaurante tiene su designación: el hall principal que es donde esta la barra de pinotea y la doble altura. El vagón que es debajo de un entrepiso que al tener menos altura y madera en las paredes te da un sector cálido con luz tenue.


Subiendo las escaleras hay un living con un chester y una pared forrada con valijas, La Bodega. Lamparitas colgando, sillas encontradas restauradas con el contraste de 3 sillones de cuero con una mesa carro nos lleva a las bodegas de los trenes donde se podían encontrar la gente que no tenia dinero para viajar como asi también todas las pertenencias de los mas adinerados que viajaban.

El patio, el lugar de encuentro y despedidas con una biblioteca de plantas de doble altura, un mural de una publicidad de época de trenes. Genera un espacio muy agradable para estar al aire libre. Las aberturas con repartido imitando los de las estaciones inglesas terminan de armar la escena.


En la calle se genero un deck que representa el anden, con mesas y sillas plegables también de metal y madera.


La fachada fue intervenida por completo abriendo aberturas de doble altura para que el local fuera mas luminoso y tenga la impronta de una estación como estábamos persiguiendo.

Las paredes se picaron por completo porque el ladrillo era un elemento clave también a la hora de generar la calidad de los espacios y también deja al descubierto la historia que tiene la casa que fue una de las primeras que se construyeron en el barrio.



El mobiliario responden a cada sector con características distintas para lograr que la gente se transforme en cada espacio y se sientan distinto. En la zona de hall son mesas redondas de mármol, imitando el bar de la estación mas de paso. En el vagan hay un sillón corrido de cuero como los asientos del tren como en la zona de Bodega el living y sillas restauradas.
Los cuadros son todos mapas antiguos, líneas de trenes, como también completan a la decoración elementos como faroles, radios, veladores de época, etc.