Ubicación: Vancouver, BC
Tipo de proyecto: Restaurante Interior



Tamaño: 674 pies cuadrados
Finalización: 01 de enero de 2017


Presupuesto de construcción: $ 350,000 CAD
Fotografía: Ema Peter
Branding: Glasfurd & Walker


Cha Le Merchant Teahouse ofrece una interpretación modernista del ritual del té chino tradicional “Cha dao”. La intervención, diseñada por Leckie Studio, busca consolidar un lugar para celebrar el ritual de la toma de té con un espacio minorista donde aprender más sobre la tradición y la cultura detrás de esta bebida milenaria.


Es un lugar para compartir el conocimiento del proceso que va desde la muy elaborada creación del té hasta la curaduría, la mezcla y la unión. “Cuando hablamos con el cliente sobre los puntos de referencia y las ideas para el proyecto, propusimos que se sintiera como un boticario, como una interpretación moderna de un lugar medicinal y espiritual.” dijo Michael Leckie, fundador de Leckie Studio.


La materialidad es central en la ceremonia del té: más allá de las cualidades sensoriales del té, la “interacción” entre los elementos naturales en el espacio y los objetos de la ceremonia igualmente informan la experiencia. La ceremonia de intercambio y la concentración de la conciencia hacia las posturas y los gestos se articula a través de objetos simples. Los sentidos se intensifican al enfocarse en un único y humilde material, madera contrachapada, y transformarlo a través de un enfoque minucioso y riguroso para detallar.


La masa escultórica y la calidad de la barra de té crea y da forma al espacio que lo rodea. Los arquitectos encontraron inspiración en las esculturas modernistas de Donald Judd, en las que el material se eleva a través de la atención al montaje mínimo y la proporción geométrica. Cha Le Teahouse hace uso de una cantidad restringida y cualidades tonales mínimas en los materiales utilizados. Humildes materiales arquetípicos forjados en elegantes formas lineales reconocen el proyecto de la estética racionalista al tiempo que expresa una nueva interpretación de un “boticario” a través de una uniformidad de líneas y paletas.

La estructura ordenadora del espacio puede describirse como rígida y ortogonal, los diseñadores intencionalmente suavizaron los bordes duros perceptivos La casa de té adopta un sentido armónico y apagado de la iluminación en todo el espacio. Las luces del panel especificadas enfatizan e integran la grilla arquitectónica, entregando una luz suavizada al espacio y estableciendo una grilla armónica de vacíos que multiplican ópticamente el espacio.



Incrustado dentro de la cuadrícula, difuminado sobre las líneas nítidas de todo el volumen. Se permite que la luz natural fluya a través de la tienda, conectando la casa de té con el patio de la calle.