Arquitecto: Alexey Rozenberg
Fotógrafo: Kostantin Dubovec
Ubicación: Moscú, Rusia


Comienzo de la obra: Marzo 2014
Finalización: Junio 2015
Área total: 175 sq.m
Materiales principales utilizados: Tablero de roble, hoja de metal, baldosas de cerámica.


Este departamente de 175m2 fue diseñado para una familia con dos hijos pequeños. Está dividido en dos partes desiguales, en donde la primera está en el frente del departamento, cerca de la entrada. Esta parte está conformada por la cocina, un comedor y el dormitorio principal. La segunda parte es un área más pequeña en la parte de atrás del departamento, dedicada a los niños. Hay dos dormitorios para niños y un playroom. Un largo pasillo conecta estas dos partes con diferentes espacios en el medio: un vestidor, una despensa, un lavadero y dos baños.


El frente del departamente está diseñado como un espacio libre y fluído, donde cada área mantiene una conexión visual con las otras. El dormitorio principal es una de las zonas de este espacio y está conectada por puertas anchas y aperturas parecidas a ventanas. La cama está elevada en un podio, escondida detrás de una pared de ladrillo, que la invisibiliza desde cualquier ángulo.



Un volumen sobresaliente en el salón mejora la relación espacial entre el dormitorio y la sala de estar. No llega al techo y se recorta con las láminas de metal negro para destacar la sutileza de esta estructura.



La sala de estar se eleva en un podio y empujado hacia atrás de las ventanas delanteras. Así se crea una iluminación moderada, un confort especial y magníficas vistas desde las ventanas abatidas al suelo.



El área de estar está separada del pasillo por las estanterías. Estas estanterías se organizan en la composición mutua con un sillón para la lectura. Uno puede subir hasta él usando la escalera desprendible. Hay un espacio de almacenamiento bajo el sillón.

El frente de la cocina se establece a lo largo de toda la sala de estar y el comedor. Esto permite montar muchos artefactos de cocina. Una isla hecha a medida con ruedas permite que se pueda mover fácilmente a lo largo de la cocina y puede servir como un trabajo adicional o mesa de servir.

La mesa de comedor (también diseñada por el arquitecto) tiene proporciones inusuales: su encimera es estrecha y larga. Tal mesa alarga visualmente el comedor y sirve como un enlace entre la cocina y la sala de estar.


El espacio del departamento dedicado al área de los niños originalmente era muy alargado. Como solución, el playroom se colocó en la parte más alejada de la zona de las ventanas. Sus paredes son parcialmente de vidrio para no perder la luz natural. Las dos habitaciones de los niños tienen un diseño similar y cada una consta de tres partes: una cama levantada en un podio de madera, una zona suave con un sofá, y un área de trabajo con un escritorio y la mayor cantidad de luz.



Este diseño justifica la naturaleza alargada de las dos habitaciones de los niños. Las paredes de vidrio separan las áreas blandas y de trabajo de las habitaciones de los niños – expandiendo visualmente el espacio y añadiendo luz. Sin embargo, cada niño puede cubrirse con cortinas y crear privacidad.


Hay varias texturas diferentes combinadas en la decoración: ladrillo oscuro, tablones ligeros de roble, láminas de metal negro, baldosas cerámicas y yeso áspero. Las particiones de vidrio son ampliamente utilizadas en el interior. La sala de juegos está decorada con corcho tintado. Todos los materiales están sujetos a una jerarquía específica, y como tal, crean un conjunto armonioso.


El autor diseñó divisiones en forma de Z para organizar el espacio que fluye dentro del área de invitados. Su forma es fácilmente visible desde el costado. Las divisiones separan claramente las zonas y expanden visualmente cada una de ellas. Esta solución es especialmente importante para la sala de estar. Una persona experimenta dos emociones opuestas al estar en esta sala. Por un lado la sensación de seguridad y comodidad – por su intimidad. Por otro lado – la sensación de espacio extra – porque el área se expande en todas las direcciones por encima de las particiones en forma de Z.


Hay un montón de podios en el interior, y juntos crean un intenso “paisaje”. Sin embargo, su función principal es utilitaria, porque todo el espacio debajo está dispuesto para el almacenamiento. En total hay 57 cajones bajo los podios, además de dos armarios y despensas. Los propietarios no tuvieron que comprar ningún mobiliario de almacenamiento gracias a esta solución.