winebar-oropel-casa-foa-2013-(1)

Es un homenaje a la tierra, es una oda a la tierra. Con el metal extraído de sus entrañas, con las cotas de nivel que simbolizan su topografía, con los hongos que crecen en su suelo y la vid de la cual obtenemos el vino.

El metal es el protagonista de la propuesta. El concepto espacial de la misma, es generar un ambiente singular, aprovechando la baja altura del mismo y la presencia de 4 columnas centrales de 90 cm de diámetro, como elemento protagonista, centrando el área de asientos alrededor de las mismas, en una densa masa central que se toma de estas columnas.

winebar-oropel-casa-foa-2013-(2)

La idea central es generar un clima intimista, que remita a elementos de la naturaleza utilizados para cocinar, como hongos de distintas especies, en un entorno metálico y oscuro en contraposición con elementos claros, asientos, mesas y lámparas.

El largo muro lateral de 11 metros, el piso y las cuatro columnas centrales, están totalmente revestidas en este material, chapas de acero negro laminado en caliente de Ternium. Los asientos se resuelven con Banquitos Bisonte, realizados al igual que los mesones, en melamina touch Lino de Masisa.

winebar-oropel-casa-foa-2013-(3)

En las mesas auxiliares de melamina touch lino (Masisa), sillas WIN de estilo nórdico en laca blanca (Acento de Jorge Muradas). La barra, resuelta con cajas superpuestas de melamina blanca. Las líneas de cota, blancas, pintadas por Alicia Esquivel, remiten a referencias topografías. En cada columna, 8 lámparas Cala de Aguero Iluminación. Entre las mesas circulares y columnas, instalación de hongos portobello (Porto).

Color aplicado Alba
Secreto oscuro y blanco crudo
Producto Masisa aplicado
Lino Toch en Tapas de Mesa y Bancos

Premios
Primera Mención a la Arquitectura y Diseño de Interiores
Premio Casa FOA y Masisa “A la mejor aplicación de producto”
Premio Casa FOA y Verbatim “A la iluminación más eficiente”