Construimos un interior como una continuación natural de la arquitectura. Con diseño funcional separamos el área en dos zonas: la zona frontal fue incorporada al exterior creando espacio público y sensación de silueta de consola del edificio; la zona posterior fue separada a través del diseño de pisos y techo, lo que permitió reducir la profundidad del espacio manteniendo el panorama.

El desafío real fue resolver todos los problemas funcionales relacionados con la ventilación, el sonido y la mayoría de los acústicos de una forma subordinada a la estética elegida, como una interpretación del trabajo de Escher y de la estructura combinatoria de un lado y el esfuerzo por lograr esta estética mediante el uso escaso de materiales y medios de expresión por el otro lado.

Creamos un concepto idéntico y único que generaliza y domina el espacio, satisfaciendo todos los requerimientos tecnológicos y funcionales. El resultado un interior con tendencia y con suficiente dosis de arte como referencia intencional de la Galería de Arte Moderno situada en el siguiente nivel del edificio.

tagged in Bar, Studio MODE