El proyecto es en sí mismo un juego de pares opuestos, basado en la experiencia y experimentación de los materiales y en la valorización de las características que los hacen únicos por su calidad y rendimiento.

La unidad de vivienda y la terraza se vinculan con un elemento arquitectónico como pieza compositiva. La pérgola exterior entra al gran living y lo interviene para convertirse en protagonista, armonizando el exterior con el interior y generando un espacio in out.


Paredes revestidas con materiales brillantes y tecnológicos dialogan con otras opacas como el concreto, permitiendo que en el recorrido el espectador interactúe con el espacio, encontrándose una y otra como en una pantalla, recreando una experiencia tan cotidiana como única.


El espacio se hace cálido través de la interacción de texturas construidas con técnicas manuales y fibras hightech. La artesanalidad y la tecnología son un par tan actual que define quienes somos hoy y que garantizan estética funcionalidad y confort.