El vino es un producto natural, que tiene mucho de poesía y de magia. El azúcar natural del fruto se transforma alcohol, y así nace el vino. El suelo aporta las características especificas y el clima le suma potencia, cuerpo y acidez.
Cuando pensamos en un espacio que tiene que albergar vino, una bebida de todos los tiempos, y de toda la humanidad; pensamos en la vid, en la tierra, en sus raíces buscando profundidad y nutrientes. Imaginamos muchos pueblos en distintos lugares, y en distintos tiempos, egipcios, griegos, romanos, todos tan distintos y a la vez compartiendo una misma bebida.
Sabemos que quien decide proyectar una cava en su casa, sabe esto. Conoce la historia del vino, valora las sensaciones, los sentidos. Y decide crear un espacio para disfrutar esta bebida en companía, porque es así como se disfruta el vino, en companía.


La gente comenzó a pedir espacios para disfrutarlo, las cavas entraron en el programa de necesidades cada día más. Desde hacia tiempo la empresa De Otro Tiempo, ha venido acompañándonos en nuestros proyectos en cocinas y vestidores. Con las cavas fuimos creciendo juntos, interpretando necesidades, diseñando a la par, que es como mejor salen los resultados.
Pensamos en un espacio subterráneo, donde se note que estamos bajo tierra, por eso las formas irregulares del techo, materializado con plancas Knauf, con pendientes y diagonales. Donde repose el vino, donde descanse potenciando su sabor, sus aromas. Donde se almacene de distintas formas, porque no todos los vinos son iguales. Porque algunos queremos destacarlos y que estén bien cerca y otros reposando para tiempos futuros. Para ocultarnos del único contacto con el exterior colocamos la cortina Wood blind de Rielamericano.


Almacenamos los vinos entre la piedra, en bodegas verticales que se incrustan como raíces desparejas, lo dejamos descansar en estanterías entre caños de Ternium que los acunan, y los seleccionamos, rotulamos en el fondo de barra materializado en melamina Terrarium e Himalaya de Faplac, detrás de puertas de vidrio con herrajes de Luan. Todos los muebles del espacio fueron realizados por De Otro Tiempo. Es un espacio donde se juntan amigos a contar historias, donde se escapan por un rato del ruido y se entregan a los sentidos y a la companía. Y se degustan quesos, y otros alimentos que tan bien lo complementan, por eso colocamos un microondas de Gorenje en este espacio.
La rusticidad de la mesa de madera contrasta con el Dekton Kelya de la barra de formas bien definidas. Con una bacha negra de Johnson acero con grifería de Roca.
Todo el espacio descansa en placas de porcelanato Baita de Vite, de distintas secciones y colocada de forma irregular con pastina Klaukol negra, remitiendo a la madera pero sin dejarse afectar por la humedad del espacio. Y sobre el mismo los zócalos negros de Atrim, le terminan de dar marco y de separarlo del revestimiento texturado pétreo natural en color Silica de Alba.
Las chapas plegadas en sus laterales y oxidadas de Ternium, nos dan la bienvenida al espacio. Los materiales respetan sus procesos naturales, la oxidación, producto de la humedad de este espacio, nos recibe.


Nuestra cava este año es eso, un refugio de sabores, de amistad, de placer y de magia, y en él la iluminación es fundamental. Por eso es indirecta, se sugiere, la luz surge como la uva. Y crea un espacio íntimo. Donde se comparte en companía de amigos y buenos vinos.
Es un lugar distinto de la casa, y nos atrevemos a jugar con él, y a dejarnos seducir. Porque está diseñado para el impacto sensorial, para el clima, para el descubrimiento de nuevos sabores.

Sponsor del espacio:
De otro tiempo

Sponsor oficial del espacio:
VITE: Coleccion Madera / Baita 20 x 120 y Baita 30 x 120 / Revestimiento piso