“La luz que se colaba por sus ventanales hacia el interior del espacio se reflejaba en sus pisos y paredes; pintando de color todo aquello que tocaba a su paso. Esa luz tan potente, enérgica que me envolvía y seducía; parecía conocerme a tal punto que desnudaba mi interior. Me ponía en evidencia conmigo mismo, con mis sentimientos y sobre todo con mis emociones”.

EMOTIO: experiencia flúor, es un proyecto diseñado por el arquitecto Juan Pinilla que se presenta por primera vez en Casa FOA, en el espacio nº 39. Consiste en una instalación de 24 metros de longitud por 2,5 metros de ancho en una caja arquitectónica monocromática en color negro, donde los rayos de luz exterior que ingresan por sus grandes ventanales son los protagonistas del espacio. Esa luz delimita cuatro sectores de colores fluorescentes: amarillo, verde, naranja y rosa. Cada uno de estos sectores de luz está acompañado por un objeto del mismo color que invita al usuario a vivir una experiencia flúor, interactuando espacio/usuario/objeto, en un diálogo fluido y didáctico, donde el fin es jugar, divertirse y compartir. Una cabina telefónica, un metegol y bancos de escuela son algunos de los objetos que fueron reciclados e intervenidos respetando el color predominante de cada sector.

Sobre la gran caja arquitectónica se levantan cinco chandeliers clásicos en globos de colores flúorescentes, siguiendo el mismo hilo conductor de la luz que se transmite a través de las ventanas y la misma que se ve reflejada en el piso y en las paredes.


El espacio es un repensar de la arquitectura, en donde la función estética y el arte son los pilares sobre las cuales se fundamenta el proyecto. #EMOTIO #ExperienciaFlúor es para disfrutar con los cinco sentidos. Porque la palabra emoción viene del latín emotio. Y este proyecto es una invitación a jugar con nuestras emociones. A descubrirnos un poco más y desde otro lugar. A dejarnos llevar, a hacer una pausa, inspirarnos y divertirnos. ¿Qué sería de la vida sin emociones? ¿Qué sería de la arquitectura sin arte?