Ubicación
Brisbane, Australia
Año
2012

La restauración de Alexander Lotersztain de Chester Street transformó el penthouse de Brisbane en un espacio vibrante y caro, conectando el interior con el exterior.


El interior fue diseñado para aprovechar completamente el clima de Brisbane y su aspecto. La restauración incluyó el diseño a medida de la cocina, las comodidades y la carpintería. Los dos lados del penthouse se abren completamente para permitir el paso de la luz y el aire a lo largo del departamento.

La consideración más eficiente en términos de diseño fue la integración de las comodidades principales: cocina, baños y lavadero, en espacios abiertos tanto para fines prácticos como estéticos. Ocultos de forma innovadora dentro de la carpintería deslizante, son totalmente funcionales, pero también pueden ser ocultados sin problemas para mantener el confort visual y la intimidad.

Complementario al oscuro e inverso esquema monocromático para mejorar la sensación de espacio, se proporcionó calidez a través de los paneles de madera de la pared y las fuertes ráfagas de color en el suelo. La elección de materiales, comprados a productores locales, se concentra fuertemente en soluciones de diseño prácticas y elegantes, con una consideración cuidadosa de su mantenimiento y sustentabilidad.

El interior fue diseñado para explotar totalmente el clima de Brisbane y su aspecto. El comedor principal es al aire libre, y ambos lados del penthouse se abren completamente para permitir la entrada de luz a lo largo del departamento.

El proyecto fue semifinalista en los premios del 2012 Australian Interior Design Awards.