Julio Oropel

En este antiguo departamento, la idea fue mantener un esquema de baño también antiguo aunque con toques actuales. Lo que se hizo fue picar todas las paredes, dejar ladrillo a la vista y realizar un alisado de cemento en el piso.

Se quitó la bañera existente y se creó un sector de ducha. De esta forma, el piso consiguió una continuidad, generando una sensación de mayor amplitud. El espejo, de pared a pared y con un marco metálico, ingresa en la zona de ducha.

Julio Oropel - Baño Industrial

Al ladrillo visto se lo trató con un estuco de cemento alisado y se le agregó pintura poliuretánica para generar impermeabilización.

Cemento, pintura y, en el sector de la ducha, un deck realizado en madera de lapacho. Un estilo industrial, Nueva York, fabril y minimalista, con grifería y bachas modernas.

Julio Oropel - Baño Industrial

La comodidad obtenida con estos cambios fue que el baño se viera más grande y espacioso y con el piso al mismo nivel.

La iluminación, muy de los ’60: una luz puntual y cálida sobre el espejo, artefactos cenitales con luces halógenas y una ventana original que permaneció más allá de todas las modificaciones.

Julio Oropel - Baño Industrial

El resultado: un baño vintage y contemporáneo, funcional, industrial y aséptico.