Equilibrio, proporción e irregularidad son los elementos clave en el desorden controlado que transforma a la alfombra “Lattice” en una creación única.