El panel Woodlines es un cielo suspendido formado por paneles metálicos enchapados en madera natural 0,4 mm de espesor y largo máximo 5,0 metros (existen largos menores según requerimiento de obra).

Estos paneles se instalan uno al lado del otro suspendidos en un sistema de portapanel. La forma del panel crea una cantería opaca entre paneles de 10 mm.

Estos paneles son particularmente útiles para bajar la altura de los cielos y cubrir detalles de obra gruesa, cumpliendo los requisitos de liviandad y fácil registro de instalaciones.