La cocina se mezcla con su entorno, un puente entre el área de trabajo y el área del comedor. La tecnología está presente pero nunca es invasiva: con un simple movimiento de la división, el espacio de trabajo y la isla de la cocina comienzan a interactuar con el área de comedor.

El elemento puente, que se encuentra sobre la mesada, contiene tanto los estantes de la pared como la campana y el sistema de iluminación para la mesada. El bloque central contiene todo lo necesario para preparar la comida y ha sido diseñado con un doble frente: uno está en contacto con los componentes funcionales y el otro da hacia el área del comedor.

La alacena, el horno empotrado y la heladera, que poseen en su frente un sistema patentado de puertas plegadizas que se ocultan hacia un costado, completan el diseño funcional de la cocina.

La cocina posee una elegante combinación de materiales, con acero inoxidable y piedra natural en la mesada, madera de sucupirá y roble en las estructuras y en los interiores, vidrio y bronce laqueado o con textura tramada en las puertas y telas laqueadas en los revestimientos.