Vacuna nace a partir de la idea de querer generar un espacio que nos transporte hacia lo más profundo de nuestras raíces.
El trabajo refleja el análisis morfológico característico de la vaca, para ser estas características materializadas y puestas en contacto con el entorno en que serán montados.


Conceptualmente resulta sencillo relacionar a este animal con cualquier zona rural en Argentina. En un análisis más profundo busca, por un lado, un acercamiento autóctonocultural representativo al origen del proyecto. Por el otro, una reminiscencia sensible al momento de la gestación.



En el instante donde se entrecruzan estos vectores conceptuales varios son los sentidos que se encienden y el contacto entre individuos – objeto – entorno se encuentra en su mayor expresión.
En términos funcionales el proyecto se centra en brindar al usuario un espacio de (des)conexión, internalización, relajación y reflexión donde el objeto resulta el nexo conductor de dicha relación.




En términos visuales, Vacuna se incorpora al entorno con naturalidad, en gran parte gracias a las características particulares de su materialidad y forma, proponiendo así una relación intrínseca con el contexto en el que se encuentra.