En un rincón de “El Castillo”, decidimos hacer un pequeño homenaje a este gigante que una vez más busca vestirse de gala para recibir a la gente. Un poco de maquillaje y pocos elementos, pero únicos hacen que vuelva a brillar.


No buscamos tapar el paso del tiempo sino sacarlo a relucir. Las arrugas y las marcas de haber vivido es lo que lo hace respetable y majestuoso. Como un buen vino que con el paso de los años se pone cada vez mejor.


Desde “La Resistance” decimos hola! pasen y compartan un rato nuestra forma de ver la vida! SALU!

tagged in Casa Portal 2018