Reinterpretación de la silla mecedora PUSH

Como parte de su proyecto de graduación en la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca, la diseñadora sueca – radicada en Copenhague – Annika Göransson, ha decidido reinterpretar la tradicional silla mecedora de madera. La apuesta de Push ha sido combinar la función de mecedora con un diseño que mejore su relación con la forma en que se decoran y usan los espacios interiores. La idea es que la silla se pueda colocar libremente en cualquier espacio interior y recorrerla libremente por sus cuatro lados.

Toda la estructura de respaldo, asiento y brazos es una ligera rejilla metálica que funciona como soporte de un sistema de espumas forradas en lana que incorporan broches para fijar a la estructura. Este sistema de fijación genera una serie de pliegues y texturas que confiere a los lados de la silla un atractivo patrón textil tridimensional.

Reinterpretación de la silla mecedora PUSH

Al asegurar los cojines al marco, los cojines quedan impedidos de caer fuera de su lugar mientras el usuario se mece o levanta de la silla. El nombre Push o “empuje”, se relaciona tanto con el movimiento de los pies del usuario y con los broches utilizados para asegurar la tapicería a la estructura de acero.