Arquitectos autores:
Paloma Baquero Masats
Juan Antonio Serrano García
Colaboradores:
Anna Graziano
Zoi Eleftheriadi
Myrto Giamp

El encargo consiste en la creación de los locales comerciales pertenecientes a una franquicia que distribuye y comercializa productos alimenticios españoles de calidad a nivel mundial.
El proyecto trata de actualizar el concepto de tienda tradicional de ultramarinos adaptándolo a nuevas y diferentes situaciones, planteando un perímetro de madera negra a modo de envoltorio, que acoge las instalaciones y grandes electrodomésticos, y un mueble central realizado en madera de pino encargado de colonizar los diferentes espacios con los que se encuentre la franquicia.

Mueble Colono
Tomando como referencia y abstrayendo la geometría de líneas de dirección de los mapas portulanos del Siglo XIV, generamos cuatro piezas de madera con diferentes ángulos que, combinadas en un sinfín de posibilidades, dan lugar a una serie de módulos pensados para albergar diversas actividades. Dicho sistema compuesto por módulos permite crear múltiples configuraciones geométricas personalizadas según las particularidades del local a intervenir o la conveniencia de establecer ciertos usos en mayor o menor medida según normativa, localización, cantidad de inversión inicial u otras estrategias de marketing, pero dado que poseen en común alturas, geometrías generadoras y material, se mantiene siempre una identidad formal homogénea, dando como resultado que COLONO sea reconocible en cualquier lugar del mundo.


Esta flexibilidad que parte de 4 únicos elementos generadores permite que, independientemente del uso de cada módulo, todos posean superficie de exposición a ambos lados con un fondo contrastado, haciendo que los productos actúen en todo momento como telón de fondo para cualquier actividad a realizar. El mueble, que se presenta como exento, coloniza el espacio acomodando su posición y forma dependiendo del perímetro en el que se inserta y es el encargado de iluminar tanto el producto expuesto como el espacio de manera indirecta, generando un ambiente íntimo y acogedor, adecuado al carácter de la franquicia.