eero-aarnio-bubble-chair-1

Basada en la idea de la Ball Chair, la Bubble Chair es una simplificación de este diseño. Aarnio afirma: “Después de haber hecho la Ball Chair quería lograr luz en su interior, de modo que tuve la idea de una bola transparente en la que la luz penetrase en todas direcciones. El único material adecuado es el acrílico, que se calienta y se funde dándole forma como si fuera una pompa de jabón. Desde que supe que las claraboyas se hacen de este modo contacté al fabricante y le pregunté si sería técnicamente posible fundir una burbuja mayor que un hemisferio. La respuesta fue que si. Había fabricado un aro de acero, fundimos la burbuja, añadimos los cojines, y la silla estaba lista. Y de nuevo el nombre era obvio: BUBBLE“.

Bubble chair

Bubble chair

“No hay una forma bonita de hacer un pedestal transparente” señala Eero Aarnio. Esta es la razón fortuita por la que la Bubble Chair cuelga del techo. Al igual que la Ball Chair, la Bubble Chair también impresiona al usuario por su acústica especial. La Bubble Chair absorbe el sonido y permite sentirse aislado en su interior de un modo placentero, incluso cuando se está en un lugar concurrido.

Donatella Versace posando en la Bubble chair, 1998

Donatella Versace posando en la Bubble chair, 1998

En la EXPO 2000 en Hannover se instalaron once Bubble Chairs en el Cycle Bowl “Blue Box” en el Grüne Punkt Deutschland Pavillion, como pequeños e individuales espacios dentro de la biblioteca. La compañía telefónica Noruega Telenor ha instalado algunas Bubble Chairs en el Hall de entrada de su nuevo edificio en Oslo, para ofrecer “espacios” tranquilos para el teléfono móvil. La silla transparente se utiliza en videos musicales, anuncios y revistas de moda. Famosos como Darryl Hannah, Donnatella Versace y Nina Hagen han disfrutado de la Bubble Chair en sesiones fotográficas y Carmen Electra apareció sentada en ella en la portada de Playboy de Diciembre del 2000.