Durante 16 días el Lago Iseo, en Italia, fue reinventado por el artista Christo. 100.000 metros cuadrados de tela amarilla brillante, sobre un sistema de muelle modular flotante de 220.000 cubos de polietileno, permitieron caminar a más de 1,3 millones de visitantes sobre la superficie del agua. Según las palabras del artista, The Floating Piers representó “una extensión de la calle perteneciente a todos”.

Crédito Video: Tyler MacNiven