Petra Collins, fotógrafa y curadora nacida en Toronto, es sinónimo de retratos de madurez en tonos pastel que dan voz a la experiencia de la adolescencia femenina.