El icónico estilo de Hollywood, la cándida fotografía callejera y la puesta en escena cinematográfica forman parte de la dramaturgia del trabajo del fotógrafo nacido en Los Ángeles Alex Prager. Los personajes de cada escena construida están congelados por una nebulosa mezcla de miedo, amor, conmoción y asombro.