El artista conceptual francés Marcel Duchamp describió una vez su trabajo de 1912, Nude Descending a Staircase No.2, como un ejercicio para resolver “el problema del movimiento en la pintura”. Mientras que muchos artistas cubistas se preocupaban por representar objetos como si se vieran desde múltiples ángulos, Duchamp Buscaba representar al sujeto mismo en movimiento. Poco más de un siglo después, el vanguardista creativo nacido en Milán, Marco Brambilla, ha vuelto a imaginar la imagen fragmentada de Duchamp de una forma humana monocromática al explorar la ilusión de movimiento en un lienzo digital. El artista de video con sede en Londres incorpora el cuadro de múltiples capas de la pintura original de formas geométricas destrozadas y lo inyecta con velocidad. “Las figuras del No. 3 se reconfiguran constantemente para caer en cascada por una escalera invisible”, dice Brambilla.