La casa de Yovanovitch es una visión del minimalismo ecléctico inspirado en el arte contemporáneo, el diseño vintage, la arquitectura y la puesta en escena de la ópera. Una de las adiciones más recientes a su torreón del castillo del siglo XVII es una capilla que ha sido decorada con frescos carnavalescos por la pintora Claire Tabouret, una colaboradora artística frecuente del diseñador.