La casa del artista Pedro Reyes en la Ciudad de México y la diseñadora de moda Carla Fernández es un proyecto arquitectónico en continua adaptación.Construido en la década de 1980, no queda nada de la estructura original. Los muros de hormigón grueso dividen el amplio espacio en secciones discretas que, a lo largo de los años, han evolucionado para satisfacer las demandas de un taller de trabajo y la comodidad de un hogar familiar.