Un paisaje consolidado rodeado de jardines con grandes árboles, situado en la ciudad de Madrid, constituye el afortunado punto de partida para esta casa.

Una pieza de naturaleza metálica, horizontal, produciendo el efecto de tener una sola planta. Contrasta y se mimetiza por su proporción y materialidad con los altos árboles del entorno.