La Ball Chair o Globe Chair como también se denomina en ocasiones, se diseñó utilizando una de las formas geométricas más simples: la esfera. Cortando una parte, y fijándola en un punto, Eero Aarnio llegó a un resultado destacable, una forma de silla completamente fuera de lo convencional.