El arquitecto francés en su interminable búsqueda del aprendizaje.

Irresistibles bodegones parecen surgir discretamente en cada rincón del apartamento de París, revelando una versión distinta del minimalismo francés: una sofisticación despreocupada, una especie compuesta pero ligeramente imperfecta de lo “cool“.