Nombre del proyecto: VINT
Firma de arquitectos: Hype Studio
Arquitectos principales: (arquitectos a cargo): Maurício Santos, Luísa Konzen, Arq. Fernando Balvedi, Jean Grivot
Ubicación del proyecto: Rua Plácido de Castro, 1063, Caxias do Sul, Brasil.
Año de finalización: 2017
Área bruta construida (metros cuadrados o pies cuadrados): 8.754m²
Créditos de las fotos: Marcelo Donadussi. (www.mdonadussi.com.br)
Equipo de arquitectura: Luis Bonilla, Naiara Braghirolli, Paulo Cesar Gónzales, Gabriel Johansson, Luciana Stinieski Pires, Belisa Peres, Taís Bühler, Bianca Antunes, Leandro Cavalheiro, Davi Cas-tro, Ândrio Vicari, Alexandre Höllermann, Marina Varante

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO
El edificio VINT está ubicado en una calle tranquila en una zona residencial de gran valor en Caxias do Sul-RS, Brasil. El lote está orientado al sur, opuesto al camino del sol en el hemisferio sur. Los edificios altos rodean todos sus lados, incluida la parte de atrás. Con poca luz solar directa en una región que es fría durante la mayor parte del año, el lote no era muy adecuado para un edificio residencial de alto nivel, que sería la opción obvia para el vecindario.

Consciente de las distintas condiciones del sitio, el desarrollador nos ofreció el desafío de crear un edificio comercial que pudiera romper el paradigma del uso residencial exclusivo en el área: un edificio que despertaría el deseo de trabajar allí y traería su propia personalidad. Completando 20 años de operación, el desarrollador trató de conmemorar esta fecha con la creación de un hito en la arquitectura de Caxias do Sul.

Al mismo tiempo, el plan maestro de la ciudad tenía restricciones al área máxima permitida para actividades no residenciales. Tendríamos que ser creativos para ampliar y mejorar las áreas privadas del proyecto, haciendo el mejor uso del sitio, así como para alcanzar un alto volumen deseado para dialogar con los altos edificios vecinos.


Comenzamos con la propuesta de balcones, que no cuentan como área para fines de planificación y no están sujetos a los límites establecidos por el plan maestro de la ciudad. Aprovechando el ambiente externo amigable, consideramos los balcones frontales una forma de abrir los marcos de las ventanas de piso a techo, creando una agradable sensación de integración con el exterior, en oposición a las torres de vidrio que buscan aislar el ruido típico. Avenidas de nuestras grandes ciudades.


En las habitaciones de la esquina, pudimos crear grandes balcones en la parte posterior, permitiendo el uso como una sala de reuniones formal o como un espacio más informal, con la opción de parrilla de barbacoa. Aún con la idea de hacer el edificio más alto y crear diferentes ambientes, propusimos varias habitaciones con doble altura de techo, que también trajeron movimiento y un aspecto único a la fachada.

En busca de la calidad de vida en el trabajo y la integración social, propusimos un piso completo para uso común. Creamos una gran plaza con ambientes de happy hour, reuniones y ejercicios en el piso 13. Con una vista privilegiada y con la presencia inusual de un olivo de 9 metros de altura, esta área común crea una excepción en la fachada, haciendo la transición a los últimos pisos, construidos con estructura metálica.

El área común y los dos últimos pisos, compuestos por espacios de oficinas dúplex, crean una singular cobertura de luz para el edificio. Al integrar y respetar su entorno, su personalidad especial es notable a primera vista.