piet-hein-eek-tree-trunk-house-15-DEST

Comenta Piet Hein Eek respecto del proyecto: “Un cliente llamó para preguntar si podíamos construir en su propiedad una cabaña de troncos, un espacio lo bastante grande como para sentarse y escribir. Me encantó la idea desde el principio”. La estructura resultante evoca claramente una pila de troncos, aunque las ventanas correderas, camufladas con delgadas láminas de madera, pueden abrirse para revelar la verdadera naturaleza del pequeño edificio. El cliente era el intérprete y humorista holandés Hans Liberg, que ya había encargado con anterioridad a Piet Hein Eek la creación de varios muebles para su casa.

piet-hein-eek-tree-trunk-house-6 piet-hein-eek-tree-trunk-house-16 piet-hein-eek-tree-trunk-house-9

“Es dificil sentirse cerca de la naturaleza en medio de la ciudad. Creamos un cuento de hadas.” Los laterales y el techo están formados por troncos de verdad, mientras que en los alzados principales, de 4,6 metros de longitud, se fijaron secciones de tronco de cinco centímetros de grosor para transmitir la ilusión de un verdadero montón de troncos. La casa está construida sobre ruedas para cumplir con la normativa urbanística local, pero dispone de calefacción y electricidad.

piet-hein-eek-tree-trunk-house-13 piet-hein-eek-tree-trunk-house-12EEpiet-hein-eek-tree-trunk-house-4 piet-hein-eek-tree-trunk-house-11piet-hein-eek-tree-trunk-house-17

El uso de troncos auténticos en el revestimiento da un toque muy real al exterior de la casa, como si de verdad se tratara de una ordenada pila de troncos.

Con las ventanas abiertas, la casa revela su diseño “tramposo”.

piet-hein-eek-tree-trunk-house-1 piet-hein-eek-tree-trunk-house- piet-hein-eek-tree-trunk-house-20