Proyecto: RESTAURANTE Y CAFE ANDINA NOTTING HILL
Diseño: EL EQUIPO CREATIVO
Localización: 157 Westbourne Grove London W11 2RS
Superfície:  150m²
Fotografía: Adrià Goula & Jade Nina Sarkhel

El Chef peruano Martin Morales y su equipo, Ceviche Family, contactó EL EQUIPO CREATIVO porque quería celebrar la autenticidad de Perú en su nuevo restaurante. El moto español “con mucho cariño” y la tradición de producir cosas y cocinar con pasión, dedicación y amor son la esencia de Andina Picantería y Panadería.

Nuestro proceso creativo empezó con un viaje a Perú con nuestro cliente para sumergirnos en la cultura andina e inspirarnos a sus colores, sabores, tradiciones y sobre todo sus Picanterías, los restaurantes corazón de las comunidades en los Andes.

A los arquitectos le impresionó el sentido de familia, la atención cuidadosa por los detalles y la artesanía de esta gente. Con esta herencia en la cabeza, queríeron crear un diseño que representara los valores reales de estos lugares y que pudiera transportar los huéspedes de Andina Notting Hill en un viaje a la cocina de la abuela de lo Chef en Perú. Intentaron mezclar la simplicidad, discreción y lo artesanal (handmade) con el estilo creativo de Londres.
El proyecto, ubicado en el barrio de Notting Hill de Londres, consta de dos espacios gastronómicos: por un lado la Picantería y por el otro la Panadería.

El diseño limpio se enfoca en el uso de materiales tradicionales como la madera, la cerámica, la piedra y crea una atmósfera única y acogedora donde los platos deliciosos y coloridos son los protagonistas principales.
Solo unos toques de colores vivos como cereza, verde y mostaza se encuentran en los tapizados de terciopelo de los bancos. El interior de la Panadería, así como lo de la Picantería, son muy luminosos y visibles a los peatones en la calle gracias a las grandes ventanas.

Este espacio recuerda las Picantería peruanas más tradicionales, unos restaurantes de gestión familiar que se convirtieron en centro culinario y espacio de encuentro de las comunidades.
EL EQUIPO CREATIVO propuso un diseño sin filtros donde la cocina, una mesa de chefs casera, está abierta y visible para los huéspedes y la gente en la calle. El núcleo del proyecto es la referencia a una cocina doméstica típica con estantes de madera, ollas y sartenes colgadas, plantas, flores, etc. En este ambiente familiar, las grandes mesas tienen una importancia fundamenta en la definición del espacio y el proyecto.

En el Restaurante, hay dos puntos focales: la cocina abierta y la barra de cócteles al fondo. Evocan las mesas de las cocinas tradicionales, un espacio compartido entre los que cocinan y los que disfrutan de una rica comida.
Estas grandes mesas tienen una estructura de madera y una superficie de piedra de granito como referencia de las típicas mesas de las cocinas Peruanas. Los clientes que entran pueden ver los Chefs preparar los platos como pasaba en las Picanterías de las zonas más rurales.

Una estructura de madera de roble claro se eleva desde los bancos en suave terciopelo y crean una celosía, una reinterpretación moderna de techo de mimbre común en las Picanterías de las Andes.
Las paredes blancas y el suelo de cemento enfatizan la luminosidad del restaurante y la simplicidad auténtica y pura de las cosas sencillas y bien diseñadas.

El Café-Panadería hace referencia a la artesanía, un mundo dedicado al arte sutil de hacer las cosas. Queríeron crear una sensación de taller artesanal jugando con materiales naturales y sus texturas, como por ejemplo la terracota, la madera y las barras de cuarzo en tonos similares a la arcilla.
En la entrada del Café hay un gran barra donde se muestra todos los deliciosos pasteles, y en la parte de atrás, los clientes pueden ver a los Chefs de Pastelería amasando y el horno donde ocurre la magia.

En Andina Panadería, dos artesanías como la cerámica y la pastelería, se unen en un vínculo estrecho atestiguado por las luces colgantes de porcelana y los platos de cerámica y las jarras en los estantes.
Todo el diseño juega con los tonos de siena con un poco de amarillo en los asientos inspirados en el sutil mundo de los Andes.

Desde el exterior, la fachada de Andina Notting Hill es una interpretación moderna de las capas históricas de los edificios tradicionales de Cuzco, donde el tradicional zócalo de piedra ha sido reemplazado por uno de terracota y la parte superior se presenta en yeso blanco.


Al igual que las sutiles pinceladas de color en el diseño del interior, un rotulo brillante es el único elemento de contraste que aparece, en la fachada.