studio-fuksas-mainz-5

El edificio está localizado en el centro de la ciudad de Mainz. La fachada mira hacia una histórica plaza peatonal y hacia el hito de la ciudad, el Domo de Mainz (Catedral de Mainz), construido en el siglo X. A los costados hay un centro de compras, construido en 1970.

studio-fuksas-mainz-3

Como muchas otros centros de ciudades europeas, esta importante locación se ha visto comprometida por desconsiderados proyectos de mediados del Siglo XX y por las reparaciones durante la posguerra. Nada es auténtico (incluso los edificios históricos se encuentran reconstruidos en su mayoría). Aún así, el principio de conservación prevaleció, por lo tanto el centro de la ciudad se ha convertido en un mix ecléctico, sinónimo de belleza.

studio-fuksas-mainz-1

“El problema más importante para mi, fue crear un edificio con un sentido de la historia, pero sin retórica. No quería diseñar un nuevo edificio viejo” – dijo el arquitecto Fuksas.
Para restaurar la fachada de cara a la plaza del mercado –como fue solicitado– se utilizó un diseño de techo con pendiente negativa, típico de la región, pero se le agregó una característica sorprendente: la capa externa.

studio-fuksas-mainz-2

Esta piel de cerámica blanca laminada recubre casi toda la estructura, con un patrón irregular de ventanas y aperturas, pero dejando libre y visible la fachada antigua en la parte frontal, donde se encuentra la cafetería, proveyendo una característica notable en la parte trasera también, donde se encuentran las oficinas.

studio-fuksas-mainz-8

La luminosidad y semi-transparencia de la superficie esmaltada brillante, junto con la brecha entre la capa exterior y el edificio debajo, hacen de ésta una obra de vanguardia.
El interior de la construcción del Mainz es extremadamente vertical. Al adentrarse, se pasa a través del vestíbulo de altura completa de cinco pisos, una pequeña plaza vertical une las diferentes funciones.

studio-fuksas-mainz-4

Columnas largas y blancas llevan los ojos hacia arriba y crean un vínculo visible entre los diferentes niveles.Esto abre un espacio que ayuda a crear una conexión entre el sitio y sus áreas peatonales circundantes, compuestas de un juego de pequeñas plazas interconectadas hacia el río Rín.

Los departamentos del último piso cuentan con balcones y terrazas que miran hacia la ciudad y la Catedral.

studio-fuksas-mainz-10

La “Piazzetta”

La fachada “histórica” existente y la nueva fachada que mira hacia la Rebstockplatz comprenden las entradas a un patio semi-cerrado, una “Piazzetta” protegida del clima. Esto fue diseñado como un espacio semi-abierto, gradualmente libre, que se extiende desde el subsuelo sobre la planta baja y el tercer piso, incluyendo las terrazas y niveles de acceso para las oficinas y las residencias, hasta el techo de vidrio.

studio-fuksas-mainz-9

La “Piazzetta” se convierte en un espacio de comunicación entre las funciones individuales del edificio. Esta conexión se ve fortalecida por la verticalidad de las columnas blancas de corte escultural, que dirigen la vista del visitante hacia arriba y crean una conexión visible de los niveles.

Todas las áreas en la planta baja, incluyendo comercio y servicio, son accesibles a los peatones, tanto desde el espacio del atrio como desde la calle. Una escalera mecánica en el atrio conduce al subsuelo donde hay tiendas.