El “Lightslice” es un estrecho y triangular apartamento localizado en el histórico Ensanche de Barcelona. Los arquitectos destriparon el oscuro organigrama previo del apartamento y lo rescataron de su más profunda decadencia, transformándolo en un lujoso y luminoso espacio completamente nuevo. Para sacar el máximo partido de los 46 m² y de la luz disponible, Cometa Architects, eliminaron toda la compartimentación para crear un espacio completamente abierto donde fluyera la luz natural. Se retiraron todos los pavimentos superpuestos a lo largo del tiempo y se restauraron las antiguas vigas de madera carcomidas.

El método seguido para confrontar la nueva organización del espacio es el uso de un eje longitudinal, desde el que los distintos objetos como, la cocina en isla, la cama y el módulo de baño se descuelgan, liberando a las paredes de ellos y dirigiendo el proyecto hacia una experiencia organizativa más conceptual y contemporánea.

La privacidad de aborda desde un segundo eje, el transversal. Este delimita el espacio común del privado, y se define mediante lo que los arquitectos denominan  mmas oprivado, y se define mediante lo que los arquitectos denominan _+va mucho mas o¨Caja de luz¨. Esta es una estructura compuesta de unos paneles microperforados que separan la zona húmeda, filtran la luz y aportan privacidad a modo de celosía para la habitación. De esta forma se separa de una forma elegante la zona de noche de la de día. Durante la noche esta ¨Caja de Luz¨ se invierte y mediante el uso de luz regulable ilumina la zona de estar de una forma ambiental y relajante.

El pavimento de mosaico original se encontró en muy mal estado por lo que los arquitectos diseñaron uno completamente nuevo siguiendo el método de fabricación tradicional, pero con un patrón único y contemporáneo.

Se utilizan espejos en puntos estratégicos del apartamento, como en la ¨Caja de Luz¨ y en la cocina para magnificar sus resumidas dimensiones y reflejar la luz o elementos arquitectónicos que dan continuidad espacial. Todas las instalaciones se canalizan superficialmente y han sido especialmente diseñadas y cuidadas al detalle, enmarcando los techos y decorando las paredes.

Y finalmente, todas las lamparas y luminarias del apartamento, así como las sillas del estar y el escritorio han sido diseñados y fabricados por Cometa Architects.

 

La metamorfosis de un diminuto apartamento de 46 m²  en una toda una experiencia, nos recuerda que la luz natural es el primero de todos los elementos arquitectónicos.

Un oscuro y decadente apartamento de 1920 en el Ensanche de Barcelona ha sido transformado en un lujoso y luminoso espacio por los arquitectos Víctor González Martí y Faidra Matziaraki de Cometa Architects. Para conseguir el máximo de sus 46m² y la poca luz disponible, se derribaron todas las paredes creando un espacio abierto donde fluyera la luz. Se diseñó una “Caja de Luz”, para definir la privacidad entre estancias, mediante una estructura a modo de filtro en metal microperforado, que es permeable a la luz a la vez que controla la privacidad. Se restauraron todas las vigas de madera originales y se reemplazó el suelo original dañado por un mosaico nuevo, hecho a mano, y diseñado a medida para el proyecto. Las carpinterías balconeras, en madera, también se restauraron manteniendo así el carácter histórico del edificio.