Docks of Paris es un edificio largo y fino construido en hormigón el siglo pasado. Fue un depósito para los bienes ingresados por el Sena en barcazas.

La ciudad de París lanzó una competencia para crear un nuevo programa cultural y un edificio en este sitio. Si se mantenía o no la estructura de hormigón existente era una decisión de los concursantes. Jakob+MacFarlane optó por conservar la estructura y utilizarla para formar e influenciar al proyecto nuevo.

La estructura fue construida en 1907 como depósito para el Puerto de París y fue el primer edificio reforzado con cemento de París. La estructura de tres pisos fue concebida como una serie de 4 pabellones, cada uno con una amplia bahía de 10 metros y cuatro bahías de 7,5 metros de ancho. En el nivel correspondiente al Quai Austerlitz, la bahía de 10 metros es accesible desde la calle, con las otras bahías a 1,25 metros más de altura, facilitando el almacenamiento y la carga de materiales para el transporte.

El concepto del nuevo proyecto se conoce como “Plug-Over”. Aquí, la idea fue crear una nueva piel externa inspirada primordialmente por el flujo del Siena y los paseos a lo largo de las orillas del río. La piel protege la estructura existente y forma una nueva capa que contiene la mayor parte de los sistemas de circulación pública y el programa añadido, al mismo tiempo que crea una nueva planta superior para el edificio existente.

El sistema estructural de soporte para esta piel es el resultado de una deformación sistemática de la red conceptual existente de los muelles del edificio. Un método de generación absorbente es utilizado para crear un sistema nuevo a partir del sistema viejo, es decir, “cultivar” el edificio nuevo a partir del edificio nuevo, como nuevas ramas que crecen en un árbol.

La piel está compuesta principalmente por una piel de vidrio exterior, una estructura de acero, decoración de madera y césped y salidas al techo facetadas.

El “Plug-Over” opera no solo como una forma de explotar al máximo la envoltura del edificio, sino que también habilita un camino público continuo para moverse a lo largo del edificio desde la planta más baja al costado del Siena, hasta la cubierta del techo, y vuelve a bajar, como una especie de bucle continuo, permitiendo que el edificio se convierta en parte de la condición urbana.

El programa es una rica mezcla centrada en el diseño y la moda, incluyendo espacios de exposición, el Instituto de Moda Francés (IFM), productores musicales, librerías, cafeterías y un restaurante.