Ubicación
Bethune, Francia

Historia
Originalmente llamado “Centro Nacional de Artes Dramáticas del Nord Pas de Calais” y luego “Teatro de los Países Nórdicos”, y finalmente nombrado “La Comédie De Béthune” por Agathe Alexis y Alain Barsacq, quienes lo manejaron desde 1992, este teatro se distingue por su localización en el corazón de un territorio marcado por la crisis.

Desde que la cultura de los años 80 se ha convertido en una prioridad del área Nord-Pas-de-Calais, “La Comédie De Béthune” refleja la voluntad de los representantes electos del departamento de equiparse con un Centro de Artes Dramáticas. Como un lugar de referencia y de excelencia artística, donde el teatro se puede expresar en todas sus formas y llegar a todas las audiencias, el edificio contribuye fuertemente al atractivo del área y representa el equipamiento cultural más importante de la ciudad.

Inicialmente existía un teatro llamado “The Palace” construido en los años 30. La fachada del edificio, mantenida por vigas, fue dejada intacta cuando el edificio fue demolido en 1990.

En 1994, la agencia MANUELLE GAUTRAND ARQUITECTURE ganó la competencia para la construcción del teatro. Desde un principio, el proyecto anticipaba lo que hoy en día se convirtió en la extensión: se había concebido con dos secciones funcionales, la primera conteniendo la mayor parte del programa, que fue llevado adelante en ese momento, y la segunda irrealizable de forma inmediata al estar colocada en la esquina del terreno, involucrando la demolición de una casa. En 2009, la casa de la esquina fue demolida, fue posible realizar la extensión de “La Comédie De Béthune”, al mismo tiempo que se renovó el edificio preexistente del teatro.

La agencia MANUELLE GAUTRAND ARCHITECTURE, fue galardonado en una nueva competencia de arquitectura para la extensión y tomó esta oportunidad única para mejorar y completar el funcionamiento global del teatro y equiparlo con una sala de ensayos.

El edificio existente (Entregado en 1999)
El edificio entregado por la agencia en 1999 incluía la mayoría de las instalaciones, pero comparado con un teatro tradicional, faltaban las salas de ensayo (que actualmente se encuentran en la extensión).

Para capturar lo mejor de este complejo y sus alrededores, el concepto arquitectónico ha sido crear un proyecto muy compacto con espacios cercanos, facilitando el movimiento de un lugar al otro. El programa fue dividido en dos partes marcadamente yuxtapuestas: una destinada a los artistas, que comienza en el boulevard Victor Hugo, y la otra pensada para el público, que mira a la Calle 11 de noviembre.

Esta segunda parte era la más chica, su volumen más complejo fue insertado en el edificio de los artistas: el piso regular y plano de la planta baja cae desde la calle 11 de noviembre donde se encuentra el lobby, hacia el hundido boulevard Victor Hugo donde se encuentra el bar. El bar estaba bajo la pendiente del graderío de la habitación, todo el arreglo creó un espacio muy fluído y unitario, deslizándose de un extremo al otro del terreno.

Ph: Philippe Ruaul

Objetivos de la extensión y la renovación
En la actualidad, la casa de la esquina ha sido demolida y fue posible realizar la extensión después de 16 meses de trabajo. La agencia Manuelle Gautrand Architecture tomó la oportunidad de poner al día las regulaciones de seguridad (que habían cambiado en los últimos 15 años).

El proyecto logró dos objetivos principales:
– Realizar la extensión, planeada desde 1994. Está localizada en la esquina del terreno y tiene 3 pisos: la planta baja, dedicada a las salas de ensayo, un nivel de oficinas que se une con el piso existente de oficinas en el segundo piso.
– Poner al día las regulaciones de seguridad y renovar el teatro (administración, sala principal). Muchos espacios han sido cambiados del edificio existente. Numerosas regulaciones de seguridad fueron tenidas en cuenta, incluyendo regulaciones contra incendio y acceso para discapacitados a todos los espacios del teatro. Además, el edificio logró llegar a las más ambiciosas regulaciones térmicas y energéticas.

Principios guía para la extensión
Como se mencionó previamente, esta extensión fue deseada por mucho tiempo por la Ciudad y por “La Comédie de Béthune” porque solo con la extensión puede completarse este ambicioso programa.

Este proyecto era importante para la agencia porque es raro poder intervenir nuevamente en un edificio a 15 años de ser entregado. Es una oportunidad para ver cómo se ha vivido el trabajo de la agencia, cómo los usuarios lo han utilizado y su realidad.

Sin embargo, no fue fácil extender el enorme y redondo volumen violeta del teatro, sobre todo luego de 20 años. La agencia no quería extender la arquitectura existente con el mismo estilo sino que prefirió explotar los dos períodos. Finalmente, el edificio contiene una historia todavía más larga, uniendo tres períodos: antes del teatro de 1999, había un cine de los años 30, del cual la agencia conservó la fachada. Por lo tanto, no hay dos períodos arquitectónicos sino tres.

Para la extensión, Manuelle Gautrand tomó el concepto arquitectónico de un volumen simple, casi rectangular, que cierra el ángulo entre Boulevard Victor Hugo y la Calle 11 de Noviembre.

Las fachadas: una puesta en escena sutil en todo el negro
La concepción de las fachadas debía integrar la parte altamente vistosa del proyecto inicial, el volumen redondeado y laqueado de violeta. Y no fue sencillo yuxtaponerlo con un estilo renovado. Finalmente, la agencia cubrió la extensión: un color profundo y poderoso. Para crear una suave unión con el volumen inicial, este negro es implementado en la forma de paneles de metal ondulados, que dibujan grandes rombos, para recordar los que se encuentran en el volumen violeta.