Superficie cubierta: 387 metros cuadrados
Superficie Semi cubierta: 80 metros cuadrados
Ubicación: Canning, Buenos Aires, Arg.

Sobre dos lotes, que conforman 1400 metros cuadrados, con 40 metros de frente y una vista al golf, se implanta esta vivienda unifamiliar para una familia tipo de padres con dos hijos.

La misma se encuentra en un barrio cerrado, en el cual las posibilidades proyectuales son restrictivas, sobre todo en lo morfológico y estético, haciendo fuerte hincapié sobre la presencia de las cubiertas y sus pendientes.

Desde esta premisa restrictiva, se ensayó sobre el arquetipo “casa” y sus variantes. El pedido inicial de un volumen tradicional con una cubierta de cuatro pendientes, se reemplazó por una volumetría compuesta de dos barras donde la cubierta y las paredes conforman una sola envolvente.

El discurso compositivo de la casa busca reflexionar sobre cuestiones preestablecidas tradicionalmente, tanto en la lectura de partes como, “piso, pared y techo”, reduciéndolos a la unidad envolvente; como en el tradicional posicionamiento del quincho, alejado de la vivienda, o el espacio de estar-comedor-cocina, que suele estar incorporado. Las funciones programáticas se mezclan demostrando que otras disposiciones son posibles y funcionales. Por último, la idea de mono bloque es reemplazada por una aparente fragmentación de la casa, favoreciendo las relaciones con el exterior en todo su desarrollo.

Abrir la volumetría permitió la generación de un patio interno, que sirviera de preámbulo y a su vez, introdujera instancias de recorrido en el paisaje, sin salir necesariamente del interior la vivienda.

Uno es recibido al acceder por un gran único espacio de estar, comedor cocina, los techos altos e inclinados replican la volumetría exterior. Un corredor de vidrio que atraviesa el patio de acceso es el nexo con la zona de quincho y los servicios de lavadero y gimnasio. Un haz de luz recorta el espacio de escalera que conduce al sector más privado de la vivienda, el dormitorio principal con una franca vista al golf y otros dos dormitorios, más en relación con la calle y el patio interior.

Las dos “barras”, que recuerdan al arquetipo, se resuelven principalmente con una sola materialidad, el travertino, brindando un carácter de robustez y simplicidad a la forma de habitar.