Nombre del proyecto: Casa W
Arquitectos: Estudio Urbano
Ubicación: Barrio privado de Buenos Aires, Argentina
Fotografía: Documenta
Texto: Documenta

Esta casa que refleja aspectos típicos del modernismo, se proyectó a partir de tres conceptos principales: flexibilidad, iluminación y diseño. El objetivo fue lograr la atmósfera adecuada para que todos los espacios se adapten al estilo de vida y las necesidades típicas de una familia tradicional.

En la fachada principal se optó por generar movimiento en la volumetría, incorporando llenos y vacíos que incrementaron la fluidez de los distintos espacios. En el ingreso, el hormigón y los grandes ventanales fueron utilizados de manera que establezcan una continuidad con el paisaje de la entrada. Esta misma intención de relación permanente con el exterior se expande a lo largo de toda la obra, ya que las múltiples transparencias en el resto de la casa la conectan luego con su jardín en el contrafrente.

Una de las claves del proyecto fue la decisión de incorporar determinados materiales que no requirieran demasiado mantenimiento y que, a su vez, transmitieran calidez y armonía a los espacios: hormigón, madera natural, vidrio y porcelanato símil madera. Estas características se reflejan en el diseño del living y del comedor, espacios donde la calidez fue lograda mediante la utilización de pisos de porcelanato de grandes piezas y tonos neutros.

Con el objetivo de aprovechar al máximo la luz natural, todos los ambientes fueron dispuestos de manera estratégica. Por este motivo, las áreas comunes se ubicaron en la zona de la casa con mayor tiempo de exposición solar. Para controlar el ingreso de luz en los espacios que así lo requirieran, se colocaron parasoles con un diseño que permite establecer continuidad entre los espacios interiores y exteriores de la vivienda.

   

Para optimizar la dimensión funcional de la casa, se dividieron las circulaciones entre principales y las de servicio, logrando evitar barreras e interrupciones entre ellas. De este modo, cada ambiente de la vivienda se ubica en el lugar adecuado para obtener dinamismo y fluidez entre cada espacio. A su vez, cada uno se organiza mediante planos que funcionan como límites virtuales. En otros casos, un revestimiento de madera fue utilizado para dividir espacios según su función.

La amplitud —tanto en superficies como alturas— fue una característica otorgada a áreas comunes, contemplando una escala adecuada para la función de cada espacio.

tagged in Estudio Urbano