Esta casa ubicada en una laguna a solo 45 minutos de la ciudad de Santiago, donde se practica el esqui acuático. Tiene un emplazamiento geográfico extraordinario, frente al cordón montañoso Altos de Cantillana, uno de los 25 Hot Spot de biodiversidad del planeta. Llamado así por ser el sector donde la cordillera de la Costa toma su mayor altitud, 2280 m. El terreno de emplazamiento, tiene una pendiente extrema, con gran variedad de vegetación nativa, que se mezcla con especies introducidas, principalmente árboles frutales. La vegetación está completamente consolidada, producto de la existencia previa de una casa familiar, que ya no servía a los requerimientos de la familia, que creció.

El encargo es hacer una casa de encuentro para una familia compuesta por 3 generaciones, aproximadamente 18 personas, entre niños y adultos. La casa será usada principlamente los fines de semana, donde la vida se despliega en relación a la laguna y los deportes de agua. El proyecto se plantea como un “lodge familiar” Estas dos condiciones del lugar- Pendiente extrema y vegetación consolidada- conducen al partido general del proyecto, que es usar la plataforma de fundación de la antigua casa como base y construír sobre ella la nueva casa como un volumen vertical de 4 pisos, que se conecta al terreno solo para armar el acceso peatonal a la vivienda. El resto del edificio queda “flotando”, sobre el terreno. La palabra poética que funda la forma, esta vez dice “T”, como la letra del abecedario, en una búsqueda de la extrema sencillez, que viene de la forma vernácula de habitar el lugar: “El valle de Aculeo, es un refugio de manifestaciones culturales locales, producto de la transmisión oral del patrimonio intangible, como es el canto a lo divino y a lo humano, carácterístico de la zona central de Chile” Al volumen vertical de dormitorios, se le incopora un pabellon habitable totalmente transparente al paisaje. Planta libre de donde se ubican los espacios comunes, con la cocina incorporada al estar.

Este volumen ubicado a 6 mts de altura sobre la plataforma de fundación, construye diferentes formas de habitar el lugar: en la base, se ubica un gran fogón, para temperar la zona de estar y comer techado al aire libre en relación al agua. Sobre el techo, una terraza abierta y sombreada con el domino de todas las vistas. El pabellón, se suspende sobre el paisaje con un sistema de pilares de acero en V, que liberan el perímetro de ventanales, los que quedan continuos sobre la vista, permitiendo que la relación entre exterior e interior sea un continuo. Este sistema estructural, culmina en la terraza superior y se utiliza para colgar los toldos sombreaderos.

El sistema constructivo es una estructura de acero revestido con panel TERMO SIP, lo que le otorga una gran eficiencia térmica. El panel se forra con tablón de pino de pino cultivado 6”x 1”, puesto en forma horizontal. La piel exterior se pensó originalmente en coligues, -material muy presente en el lugar,- la que se suponía de muy bajo costo-. No resultó así debido a los tratamientos que había que hacerle, para que tuviese durabilidad en el tiempo, por lo que finalmente se optó por un listón de 2” x 1”, generando una piel delicada.

Esta forma de hacer la piel, se toma de las antiguas estructuras de adobe del sector, que con el último terremoto, dejarón todo su sistema estructural a la vista, una huella del pasado, para abrir un lenguaje de formas contemporáneas, sin perder la tradición del lugar.