_DSC0249

Superficies utilizadas
Tarquini Cementicio
Pino Elliotis
Macbeton
Venecitas

Un lote generoso permitió desplegar una construcción prácticamente en planta baja en la que la fluida conexión con el exterior es uno de los principales aciertos. Así, la casa se levanta en continuidad con el inmenso jardín y con dos patios que aportan luz y magníficos verdes enmarcados. Un proyecto que no envejece.

_DSC0208_DSC0217_DSC0211

Los muros fueron íntegramente revocados con Tarquini grueso, cementicio, en un color habano que dio nombre a la casa. La pérgola se hizo en Pino Elliotis. La pileta, revestida en venecita Murvi, abraza parte del espacio exterior. Canias Tacuara, bechornerias, sauces, lagerstroemias y suculentas pueblan galerías y patios -que alternan adoquines y piedras. Una sugerente escalera conduce a un estudio en planta alta.

union-barrionuevo

En comunión de lenguajes entre exterior e interior, los pisos se resolvieron con Macbeton en un tono arena –siempre en la paleta de la fachada.

_DSC0143

A baja altura, un paño fijo con carpintería de aluminio aporta luz al corredor. Apoyadas en el suelo, fotografías de Adriana Sierchuk enmarcadas y una bola de opalina, cuya iluminación se complementa con una AR111 en el cielo raso.

El mueble de madera en el comedor diario es original de la empresa Bagley, conseguida en un anticuario. Tan solo uno de los muebles, objetos y obras de arte que –diseminados por toda la casa– cuentan historias.

_DSC0206