Agua-Alta-Web04

La casa está ubicada en el barrio Santa Catalina, en el Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires. El terreno tiene una superficie de 2.000 metros cuadrados con orientación noreste, hacia un ramal del Canal Arias, que viene del Río Luján.

Agua-Alta-Web07

La casa -de 450 metros cuadrados- es para una pareja sin hijos y cuenta con un programa de grandes áreas de recepción intercomunicadas entre sí en una planta baja donde la cocina, el escritorio, el comedor y el estar pueden abrirse o cerrarse con enormes puertas corredizas que se embuten en las paredes.

Agua-Alta-Web02

La planta alta aloja al dormitorio principal de grandes dimensiones, al vestidor y al baño principal, abierto a un gran patio interno que duplica su tamaño y espacialidad. La casa tiene dos dormitorios en total: el principal y uno para huéspedes.

Agua-Baja-Web01Agua-Baja-Web03Agua-Baja-Web10

La casa está armada en función de dos ejes, muros de piedra Laja Neuquén, que se entrecruzan entre sí. Del color de la laja parte el concepto de terminaciones y color de toda la casa. Los pisos de la planta baja son de mosaico granítico color arena hecho in situ. Los pisos de la planta alta son de madera clara.

Agua-Alta-Web03Agua-Baja-Web00

El revestimiento exterior es un revoque Tarquini color “Jazmín”, tal como lo denominó nuestro comitente. Todos los mármoles de la casa son Carrara con mucha veta.

El agua rodea la casa y de allí su nombre. Una enorme piscina cruza transversalmente todo el terreno, a continuación del semicubierto del estar. En el acceso de la casa también está presente un plano de agua y una cascada de agua corre por un muro del mismo.

Agua-Alta-Web06Agua-Baja-Web08

La casa está cerrada a la calle con aventanamientos ubicados de manera estratégica, y está absolutamente abierta al canal a través de paños vidriados de piso a techo.

Agua-Alta-Web12

Las esquinas están desmaterializadas y en la volumetría resultan bandejas sólidas horizontales apenas sostenidas por un grupo de tres columnas revestidas en acero inoxidable.

Agua-Baja-Web06

La casa se transforma a lo largo del día de acuerdo al paso del sol. De día, a través de la fachada de cristal, el sol se cuela en toda la casa. Por las tardes, el muro de piedra se enciende con el sol. La luz penetra por los vanos y aberturas cenitales.