Ubicación
Tigre, Buenos Aires, Argentina
Año proyecto
2011
Año construcción
2012
Superficie
620 metros cuadrados
Proyecto
Santiago Cordeyro Arquitectos
Equipo de proyecto
Arq. Santiago Cordeyro
Arq. Lucila Greco
Arq. Débora Lara
Arq. Tomas Wilken
Empresa constructora
Monaco Houses
Estructuras
Ing. Pedro Gea
Interiorismo
Monica Schuvaks, estudio SCH

Un terreno de vista inmejorable al canal central de Nordelta, una casa con impronta de líneas puras, muy sintética y despejada, pero equilibrada. Que nada le sobre y nada le falte fueron las sugerencias del lugar y del propietario. El resultado, una casa de hormigón, vidrio y madera, en la cual al ingresar uno se sorprende de la amplitud del espacio interior y de las visuales hacia el exterior.

El living, el comedor y la cocina están integrados en un gran espacio, con paneles corredizos para independizar cocina de recepción. Esta gran caja monocromática de interesantes dimensiones y proporciones con laterales vidriados crea una atmósfera de una riqueza espacial, pero donde uno se siente contenido y agradado por este lugar.

Un volumen superior que vuela sin ninguna columna contiene la galería de generosas dimensiones, dando una sensación de apertura al paisaje ya que nada distrae la vista. A continuación de la galería una pileta, enmarcada por un gran deck, donde nos transporta a un espacio de hotel por sus dimensiones que amplían los exteriores. Se logra una excelente integración entre paisaje y arquitectura con vistas hacia la laguna enmarcadas por grandes ventanales continuos de piso a techo sin interrupciones. El estar es totalmente integrable a la galería por paños corredizos, logrando una unidad total entre exterior e interior. Un patio central que da luz y ventilación al corazón de la recepción actúa de pivote en donde todas las circulaciones vivencian este espacio.

En planta alta, los tres dormitorios en suite con vestidor contemplan una vista franca de la laguna, ya que sus superficies son todas vidriadas, enmarcadas por terrazas. En los interiores, paredes blancas, pisos simil piedra y carpinterías de aluminio anodizado dan un marco neutro a la decoración y ambientación.

Una casa distinta, equilibrada, de una simple materialidad, sintética pero que al vivirla y recorrerla emociona, permitiendo el buen contacto con el exterior y disfrutar de su buen manejo de luz.