Año inauguración
Febrero 2017
Arquitectura
Octava Arquitectura (Arq. Micaela Casoy y Arq. Paula De Falco)
Superficie construida
1125 m2
Otros participantes
Escenógrafo Santiago Tato Fernandez

Planta baja

Planta alta

En el corazón de Villa Crespo, barrio céntrico de Buenos Aires, se ubica el galpón que solía ser fábrica de cuero, en el que se realizó el proyecto para los estudios de grabación y oficina de la productora de contenidos gastronómicos online Tastemade.

Una gran nave central cubierta por un techo parabólico, con una preminencia de estructuras y entrepisos metálicos, delimita su estética industrial. A esta, colabora la existencia de cuatro contenedores ubicados en el fondo del terreno, antiguamente utilizados como espacios de almacenaje.

La propuesta para la reforma fue hacer del espacio un lugar atractivo y convocante a ojos del visitante, mientras se conservan y potencian los rasgos industriales del galpón, y se aprovechen al máximo los recursos del mismo: materiales, revestimientos e inclusive maquinaria y mobiliario de reúso.


El proyecto se organiza en dos niveles. En planta baja se ubica un núcleo de baños, cocina industrial y el área de entretenimiento. En el espacio central de doble altura, se ubican tres sets de grabación, que incluyen dos cocinas y un bar. Al fondo del lote y a un patio al aire libre, se le adosan dos de los contenedores intervenidos para el armado de un gran set de grabación exterior con parrilla.

En planta alta se ubica otro núcleo de baños, cocina de apoyo, salas de reuniones, de edición, de postproducción, de contenidos “hands-on”, y un área común de trabajo.

”Contar historias” es uno de los lemas que practican los fundadores de Tastemade y bajo esa idea se pensó relatar, a través del diseño y el uso de materiales, la historia del galpón, así como la historia que la comunidad hispanohablante tiene como tradición gastronómica. Así surge la idea de “Barrio Tastemade”, identificando la zona como aquel lugar que es génesis de los grandes secretos y tradiciones culinarias; una gran aldea global de intercambio.

Un lugar protagónico en esta composición espacial lo toma el set de grabación del bar, denominado “la esquina”, como aquel punto de intercambio y encuentro dentro de los estudios. El mismo está realizado enteramente con elementos reutilizados, hallados en el galpón: retazos de chapa de contenedores, vidrios y espejos negros descartados, una caja fuerte antigua, estructuras de hierro e inclusive maquinaria para la manipulación de cuero.

Los otros dos sets de grabación son la “cocina colores” y la “cocina blanca”. Cada set posee un carácter diferente; mientras el primero apuesta por una cocina de ciudad, personalizada al detalle, con mucho color y movimiento, la segunda cocina, es una cocina más elegante, que podría remitir a una cocina de campo.