Ubicación Geográfica (Ciudad, País)
Gödöllő –pueblo a 40 kilómetros al sudeste de Budapest, Hungría
Arquitectos principales
Anikó Petőcz-Tóth, Péter Csizmadi DLA
Nombre del proyecto
Food Base Office Building (Construcción de oficinas de Food Base)
Año de diseño
2013-2014
Año de construcción
Octubre 2015
Área bruta
546m2 edificio de oficinas + 892m2 salón de fabricación = 1436m2
Nombre de la compañia de diseño
Estudio de arquitectos Reload
Página web de los diseñadores
www.rla.hu
Lugar (dirección exacta)
Kühne Ede utca 4., 2100 Gödöllő, Hungría
Lista de personal
Equipo de arquitectos
András Horkai, ingeniero, MScArch; Varga Noémi, MScArch
Especialistas en construcción (área especial, nombre, nombre de la compañía)
Estática: Zsolt Inokai, ingeniero mecánico: Péter Nógrádi, ingeniero eléctrico: Gábor Lévai; fotógrafo:Krisztian Bodis Photography
Constructora general (nombre, página web)
Térváz Construction Ltd.
Inversor(nombre, página web)
www.foodbase.hu

Planta Baja

En el 2014 recibimos un pedido de Food Base Kft., fabricantes de aromatizantes para alimentos, para diseñar su nuevo depósito y planta de fabricación en Gödöllő junto a un edificio de oficinas. Esta construcción serviría también para convertirse en uno de los elementos claves de la renovación de su imagen corporativa.

Primer piso

En lo que respecta a estas oficinas, no solo recibimos la orden de diseñar el edificio sino también todo lo que tenía que ver con el diseño de sus interiores.

Segundo piso

Nuestro cliente nos pidió diseñar un edificio que sea simple pero único con una presencia imponente en el área del parque industrial. La idea era establecer una conexión con la fabricación de aromatizantes para alimentos, lo que representa el perfil de la compañía, y al mismo tiempo crear –con sus espacios interiores– un ambiente de trabajo de alta calidad.

Para nosotros una de las características más importantes era poder crear –utilizando métodos simples para separarnos de la monotonía característica de las construcciones de un parque industrial– una calidad arquitectónica estimulante y estable.

Nuestro cliente reconoció que imponiendo hasta la menor cantidad de creatividad dentro del mundo funcional de la arquitectura de los parques industriales contribuiría en gran medida a mejorar el entorno de esta construcción, y serviría a la vez para formar y desarrollar la imagen corporativa y también para darle a los empleados de la planta un lugar de espacio y de descanso con un estándar superior con respecto al resto del sector.

En lo que respecta a los espacios exteriores e interiores, el núcleo del concepto de diseño se formó gracias a la demanda de utilización de colores inusuales y vívidos, la búsqueda de oportunidades abstractas de presentación de los elementos geométricos básicos y a la creación de un espacio interno transparente y limpio que haga referencia al mundo puro pero colorido de los aromas alimenticios.

Hicimos que las simples líneas del edificio de oficinas sean más notorias al instalar paneles de vidrio de color, en posiciones “aleatorias” previamente planeadas entre los paneles de cristal de las ventanas y los colores inusuales de la fachada. El uso de tonos sorprendentes y distintivos en la fachada sirvió para destacar al edificio de la demás arquitectura del parque industrial.

Con un diseño arquitectónico inspirado en las corrientes alemanas y holandesas, esta solución no sólo brindó algo innovador al mundo de los parques industriales, sino que también significó un desafío desde el aspecto técnico. Coordinando de cerca con el contratista, elaboramos una solución que hace que la estructura de la fachada sea resistente a los peligros causados ​​por la acumulación de calor en verano.
De esta manera, el edificio –como un elemento de imagen corporativa– sirve para comunicar de manera distintiva. Los espacios de las oficinas están separados por un atrio de 9 metros de alto, en el cual está ubicado la recepción y los muebles de descanso.

Este espacio se vuelve aún más imponente de la mano de los puentes que conectan las diferentes funciones, así como también de las enormes lámparas colgantes. En la etapa de planeamiento, coordinamos constantemente las cuestiones técnicas con el equipo de contratistas Térváz Kft., para garantizar que las soluciones específicas que planteábamos sirvieran para corresponder a los intereses del cliente, el contratista y el diseñador, así como también –en un sentido más amplio– al entorno construido del parque industrial.

Nuestro concepto para el diseño de interiores se centró también en asegurar que la pureza y el orden de los espacios, la transparencia dinámica que hay entre ellos con la que se mezclan unos con otros, refleje, de una manera abstracta, la naturaleza del trabajo químico que representa la base de la fabricación de los aromas.

Los colores saturados que aparecen en el interior y en la fachada son un reflejo de los tonos ricos de los aromas producidos y de la diversidad de sabores. Al utilizar todas estas asociaciones, pudimos no sólo generar una personalidad única en la apariencia exterior del edificio, sino también el diseño interior, el cual ayuda al desarrollo de la imagen de la compañía.

Sin embargo y en lo que nos respecta, la validación más importante en el proyecto de diseño del interior es que hayamos hecho posible la creación de un ambiente de trabajo íntimo, “como en casa” y a la vez individualista, utilizando pocas herramientas del diseño de interiores.

Además, logramos todo esto para que en ningún momento, con la configuración de las conexiones espaciales y las auras de diseño de interiores sea necesario forzar un compromiso que vaya en contra de los requisitos de funcionalidad para llevar a cabo el trabajo.

Diseñadores: Anikó Petőcz-Tóth, Péter Csizmadi DLA, Reload Architects Studio